Noticias

¿Qué significa la redundancia en los UPS y por qué es tan importante?

Hemos platicado anteriormente de la importancia que tiene un UPS en operaciones de misión crítica. Por ejemplo, una interrupción de energía en un centro de datos, en un punto de venta o en alguna aplicación de TI  puede causar consecuencias económicas catastróficas. Es por eso que estos equipos han salvado millones de negocios y empresas del corte de sumnistro eléctrico.

¿Pero cómo lo hacen? Los UPS utilizan la famosa y bien mencionada “redundancia”, pero ¿Qué es en realidad la redundancia y para qué sirve?

La redundancia es una técnica mediante la cual se busca incrementar la confiabilidad de un sistema, en donde la falla de un elemento  cualquiera del sistema es compensado por la inserción de otro igual o similar.

¿Qué beneficios nos puede brindar un sistema redundante?

Sistema más confiable: Si un equipo deja de funcionar y has agregado réplicas es mucho más probable que una réplica tome el trabajo del equipo que dejó de funcionar y de ese modo el sistema sea más disponible.

Sistema más eficiente: Pues con esa redundancia puedes atender más trabajo, más solicitudes y con ello procesar más datos, reduciendo latencia.

Sistema fácil de escalar: es más fácil escalar al agregar más bases de datos, servidores o servicios según lo exijan las demandas.

Un ejemplo sería un centro de datos. Si sufriéramos un apagón y no contaramos con ninguna protección de UPS redundantes, los servidores se apagarían de manera inadecuada y con ello podríamos además de tener equipos desprotegidos por el apagón eléctrico que puedan dejar de funcionar, también sufriríamos una pérdida de información que no se pudo salvar así como de tiempo en volver a reinstaurar el sistema. Ahora sí este mismo ejemplo lo llevaramos a un banco o a una empresa sea cual sea su giro, a esto le agregaríamos pérdida de clientes que por la interrupción de energía no pudieron ser atendidos ni canalizados de manera adecuada.

Es por esto que todas las empresas pequeñas, medianas y grandes que tienen aplicaciones críticas como lo son hospitales, bancos, supermercados, centros de datos etc… deben contar con 3 aplicaciones indispensables:

 

  1. Sistemas UPS trifásicos que integran configuración de redundancia interna N+1, una tecnología que incorpora módulos adicionales de potencia a fin de asegurar la disponibilidad del UPS ante el fallo de algún componente del mismo o durante su mantenimiento.
  2. Sistemas UPS trifásicos con tecnología paralelo redundante que permiten interconectar el UPS principal con otro secundario a fin de proporcionar energía de respaldo.
  3. PDU (unidad de distribución de energía) con tecnología ATS (switch de transferencia automática), permite conectar dos sistemas UPS de distinta marca o capacidad para generar redundancia de energía. Esta opción es ideal para las empresas que tienen poco presupuesto, ya que les permite utilizar cualquier equipo UPS.